miércoles, 9 de febrero de 2011

EL ÉXITO.


Me gusto mucho esta reflexión y se las comparto es de facebook de una persona que se llama Marisol

En cierta ocasión un reportero le preguntó a un agricultor si podía divulgar el secreto de su maíz, que ganaba el concurso al mejor producto, año tras año. El agricultor confesó que se debía a que compartía su semilla con los vecinos.

—"¿Por qué comparte su mejor semilla de maíz con sus vecinos, si usted también entra al mismo concurso año tras año?" preguntó el reportero.

—"Verá usted, señor," dijo el agricultor. "El viento lleva el polen del maíz maduro, de un sembradío a otro. Si mis vecinos cultivaran un maíz de calidad inferior, la polinización cruzada degradaría constantemente la calidad del mío. Si voy a sembrar buen maíz debo ayudar a que mi vecino también lo haga".

Lo mismo es con otras situaciones de nuestra vida. Quienes quieran lograr el éxito deben ayudar a que sus vecinos también tengan éxito. Quienes decidan vivir bien, deben ayudar a que los demás vivan bien, porque el valor de una vida se mide por las vidas que toca. Y quienes optan por ser felices, deben ayudar a que otros encuentren la felicidad, porque el bienestar de cada uno se halla unido al bienestar de todos.

11 comentarios:

  1. ¡Muy bueno! No lo conocía. Es el reverso del dicho "el que escupe al cielo, a la cara le cae".

    ResponderEliminar
  2. No me queda más remedio que decir, ante esta entrada: ¡¡AMÉN!! Qué maravillosa verdad y qué poco lo ponemos en práctica con nuestra dichosa envidia y soberbia.
    Me ha encantado. Muchas gracias por ello.
    Un fuerte abrazo y bendiciones mil,

    Rafa

    ResponderEliminar
  3. esa es la autentica Sabiduría....si la siguieramos todos que requetebien viviriamos verdad?...un beso

    ResponderEliminar
  4. «Si uno ama la justicia, los trabajos se vuelven virtudes, porque enseña la templanza y prudencia, justicia y fortaleza y nada hay más útil para los hombres en la vida, que éstas» (Sab 8,7)
    Un belleza la entrada amiga!
    Un gran beso

    ResponderEliminar
  5. Compartir los dones es el verdadero camino a la felicidad.
    El que no comparte termina perdiendo lo que tiene.
    Dios nos da todo precisamente para que sepamos compartirlo.
    Esta entrada me encantó.
    Te dejo muchos cariños, que tengas una hermosa semana.

    ResponderEliminar
  6. Hermosa entrada...Abrazos desde Paraguay

    ResponderEliminar
  7. Una Verdad como un templo, asi es no podemos vivir aislados! un abrazo

    ResponderEliminar
  8. ¡Que gran verdad, si todos olvidaramos nuestros egoismos y compartieramos más las cosas buenas que tenemos el mundo sería completamente distinto.!
    Un abrazo .

    ResponderEliminar
  9. Qué gracia me hace este relato, yo también lo lei y estuve a punto de publicarlo, pero luego se me pasó. Me alegra mucho haber vuelto a leerlo gracias a ti. Enseña mucho.

    Quiero darte las gracias por tus oraciones y compañía en el nacimiento de mi última nieta. Qué grande es esta amistad bloguera.

    Un beso con todo mi cariño, querida María

    ResponderEliminar
  10. Me gusta mucho esta entrada María, mucho, mucho.
    Besos, que Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  11. Gracias a todos, por sus comentarios, los siento mis hermanos.

    Rafael: Es verdad, lo que damos es lo que se nos regresa.

    Rafa:Tienes razón, tenemos que ser menos soberbios.

    Si Gosspi, viviriamos requete bien.

    Gracias Cludio por traer la Sagrada Palabra.

    Edit:Gracias por tus deseos.

    Lah: No podemos vivir aislados, que gran verdad.

    Gran Visigoda: Tienes razón, nuestro mundo sería en verdad distinto. Gracias!!

    Mili: Mis oraciones siguen por tí.
    Me hubiese gustado ver esta entrada en tu muro, tu tienes mucha chispa. Gracias.

    Ramón: A mi también me alegra que te haya gustado. Besitos.

    Magda:Que bueno que te gusto.

    ResponderEliminar

Gracias por sus comentarios, para mi son muy importantes.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...